jueves, 13 de mayo de 2010

Alcances y límites

- Puedo escribir una novela sola.
- Puedo críar con bastante orgullo a un hijo.
- Puedo combinar la docencia y la escritura para vivir de eso.
- Puedo mantener amigos geniales y sumar más.
- Puedo encarar una dieta y no morir en el intento.
- Puedo tener una pareja hermosa.
- Puedo escribir los manuales que piden en miles de escuelas argentinas.
- Puedo tantas pero tantas cosas...

Y lo que no puedo de ningún modo es lograr organizarme de una puta vez con el lavado, colgado y planchado de la ropa.

8 comentarios:

Directora de Orquesta dijo...

Seño, me tomé el atrevimiento de mandarle un mensaje via Fb

Pd: planchado? que es planchar?

Marie dijo...

perá, la ropa se plancha?
cuando me recupere vuelvo y comento

sritam dijo...

Bueno, lod eplanchar lo puse por cumplir, quería decir "bajar de la soga".

Ana dijo...

Ah! menos mal que aclaraste.
Se saca de la soga y se acaricia con amor, se dobla y se guarda.
Planchar es demodé.
La clave es hacerlo temprano. Yo pongo el lavarropas antes de que mis neuronas empiecen a funcionar. Después, una vez que te despertaste, tendes y listo!

la secretaria dijo...

¡me marea la ropa colgada! y
a es tema recurrente en mí, pero con la limpieza y el lavarropas está todo re mal

Anita dijo...

sólo llego poner a lavar, sacar del lavarropas, colgar (en el tender) y doblar cuando está seco.
Planchar... se encarga la señora que nos ayuda cuando viene los lunes.
Pensalo... es una buena opción!!!!! ;)

Anónimo dijo...

Y con todo lo anterior quien piensa en planchar??? Yo estaria chocha con lo otro!!! Cande

Florencia dijo...

Señorita M, el secreto está en usar poca ropa, se saca del tender y se usa directamente. casi que no pase por el placard. Piénselo, tiene lógica.