lunes, 20 de septiembre de 2010

Hace tres años

Hace tres años, a esta misma hora, yo iba a la farmacia a comprar un desodorante.
En el camino compraba un encendedor nuevo y un paquete de Philip Morris.
Después de agarrar el desodorante pedía, como al pasar, un Evatest.
Hace tres años, a esta misma hora, caminaba hacia mi casa pensando qué hacer de cenar.
Hace tres años, sola, en mi casa, apagaba el último cigarrillo de mi vida. En una mano el pucho, en otra las dos líneas.
Una línea clarísima y otra apenas insinuada. Pero línea.
Hace tres años llamaba a Norman llorando para que volviera rápido.
Hace tres años él venía corriendo porque mi abuela estaba muy grave y me abrazaba seguro que ese era el motivo de mi llanto.
Y yo lo abrazaba llorando frente a una pantalla de computadora que explicaba cómo leer un resultado de Evatest. "Es que me parece que estoy embarazada", decía.
Y él se mataba de risa, "Ah, ¿era eso?".
Hace tres años nos reíamos y llorábamos. Caminábamos por Mario Bravo y sacábamos cuentas, "Entonces, en mayo o junio...".
Hace tres años brindábamos y esperábamos que el tiempo pasara para repetir el test.
Ya tres años.
Hace tres años, positivo. Dos líneas. Bebé.
Hace tres años se armaba.

10 comentarios:

DeVezEnCuando... dijo...

se me puso la piel de gallina. Hermoso

sil dijo...

que lindo!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Ex seño, te sigo desde hace poco y con este post me sentí identificada porque yo tengo a Facu de casi 8 meses (el miércoles los cumple) y si bien ha pasado menos tiempo que lo tengo que vos a León, me acuerdo cada día de mi embarazo y me pasó algo parecido cuando me enteré, sólo que tuve miedo y no lloraba si no que no lo podía creer simplemente.
Te sigo leyendo...
besos menducos. Paula.-

Malhumoretti y Neptuno dijo...

Me haces shorar seño guachín

Alicia Seminara dijo...

Muy bonita la crónica. Linda forma de festejar la primavera, no?

Amiga celosía dijo...

¡Hermoso! Por un momento pensé que ibas a terminar con un gran anuncio y no con una frase tan abarcadora... jajaja.
Besote

Catalina dijo...

Me conmoví. Se armaba el León. LO DEL PUCHO! Pienso en dejarlo y lloro. Pero veo que las madres lo logran.

Lucy dijo...

Hace tres años en silencio entrabas a mi aula. Escribías algo en un papelito y me lo dabas sin decir nada. Mientras veinte chicos nos miraban sin entender. "Estoy embarazada".
Sonrisas, abrazo, silencio.

Florencia dijo...

No cualquiera concibe un león. Solo una fiera como vos!!!

M.P. dijo...

Piel de gallina! Leo esto justo en estos dias en los que siento muchas ganas de tener un hijo. León es precioso!!